España tiene casi 6.000 km de litoral, y aunque muchos de éstos son terreno acantilado, sobre todo en las zonas costeras del Norte, existen multitud de playas protegidas que hacen de nuestro país uno de los principales destinos veraniegos de Europa.

A pesar de la imagen que se puede tener de playas sobre masificadas, afortunadamente para la conservación del medio y de la vida marina, existen multitud de zonas de litoral protegidas, tantas que es difícil enumerarlas en un solo post, por lo que hacemos una pequeña selección. No son ni las más importantes, ni probablemente estén todas las que necesitan mayor protección:

1. Playas de Cabo de Gata (Almería)

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, esconde algunas playas y calas increíbles entre un paisaje en el que dominan los que se conocen como los acantilados mejor conservados del Mediterráneo en Europa.

Aunque muchas de estas playas se suelen masificar en verano, y colgar el cartel de aforo completo desde primera hora de la mañana, algunas de ellas, un poco menos conocidas o con un acceso un poco más difícil, son verdaderas joyas. Un buen ejemplo es la Playa de los Muertos o la Cala de Enmedio, para la que hay que caminar unos 30 minutos desde la playa de Agua Amarga. La tranquilidad de encontrar un espacio menos transitado merecerá la pena seguro.

Playa de los Muertos en Almería
Playa de los Muertos. Instagram/santimb

2. Islas Atlánticas (Galicia)

Atravesamos toda la Península para cambiar totalmente de registro y adentrarnos en el litoral gallego, en este caso para hacer escala en archipiélago que forman el Parque Nacional marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas, en la provincia de Pontevedra.

Muchas son las playas vírgenes que hacen de este Parque un espacio natural sin igual, pero especial mención cabe darle a la playa de Rodas, en las Islas Cíes, catalogada como una de las mejores playas del mundo. Eso sí, el acceso únicamente se realiza por barco, por lo que si quieres bañarte en estas aguas, te recomendamos que reserves tu plaza con antelación.

Playa de Rodas en Galicia
Playa de Rodas. Instagram/viajando.por.la.vida

3. Isla de Cabrera (Baleares)

Volvemos al Mediterráneo para acceder a otro parque insular con la máxima protección: el Parque Nacional marítimo-terrestre de la archipiélago de Cabrera muy cercano a la isla de Mallorca en el archipiélago Balear.

19 islas e islotes forman parte de este Parque, pero dos son las playas que sobresalen para disfrutar de aguas cristalinas y un fondo marino exuberante: la playa de Cas Pages y la playa de S’Espalmador.

Playa en Cabrera, Baleares
Playa en Cabrera. Instagram/_john_db_

4.Delta del Ebro (Tarragona)

El río más largo de España desemboca en el litoral de la provincia de Tarragona, formando, además de el único delta de nuestro país, un ecosistema riquísimo y variado en lo que se conoce como Parque Natural del Delta del Ebro.

Además de ser un espacio privilegiado para los amantes de la ornitología, las aguas del Ebro forman algunas playas increíbles entre la que destaca la playa de la Punta del Fangar.

Playa de la Punta del Fangar en Tarragona
Playa de la Punta del Fangar. Instagram/airhune

5. Dunas de Liencres (Cantabria)

Muchas, muchísimas son las playas del Cantábrico que merece la pena visitar, sobre todo para quienes quieren escapar de la masificación, pero entre todas ellas hemos querido destacar las del Parque Natural de las Dunas de Liencres en Cantabria, a pocos kilómetros de la ciudad de Santander.

Las playas principales son las de Valdearenas y la de Canavalle, aunque merece la pena realizar alguna ruta de senderismo para conocer a fondo la belleza de este paraje.

Playa en Liencres Cantabria
Playa en Liencres. Instagram/mariazabala_b

6. Playa de la duna de Bolonia (Cádiz)

Difícil también es escoger solo una playa del litoral de Cádiz, pero la playa de la Duna de Bolonia sea quizá uno de los lugares costeros más bonitos de la España meridional.

Declarada Monumento Natural en 2001, la particularidad de esta playa es  la movilidad de la arena, que hace que el paisaje cambie continuamente, habiendo siempre tres elementos en común: el verde de los pinares adyacente, el color marfil de la arena y el azul intenso de unas aguas cristalinas.

Playa de la Duna de Bolonia en Cádiz
Playa de la Duna de Bolonia. Instagram/kareltatransky

7. Playa de Calblanque (Murcia)

No muy lejos de los bloques de apartamentos que masifican gran parte del litoral murciano, encontramos 12 km de playa virgen y actualmente protegida como el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila.

Además de poder disfrutar de la bonanza de las aguas del Mediterráneo, la zona de Calblanque es un lugar perfecto para realizar multitud de rutas con vistas al mar.

Playa de Calblanque en Murcia
Playa de Calblanque. Instagram/lehupl

8. Playa de Guayedra (Gran Canaria)

Complicado también es quedarse solo con una playa entre los cientos de kilómetros de costa del archipiélago canario, pero el Parque Natural de Tamabada esconde varios rincones que parecen sacados de una película de ciencia ficción.

Encastrada acantilados volcánicos, la pequeña playa de Guayedra, permite disfrutar del mar de una manera muy diferente a la habitual.

Fotografía de la playa de guayedra
Playa de Guayedra. Instagram/byorm

Sin duda, existen muchísimas playas que deberían entrar en este pequeño recopilatorio, ¿echas en falta alguna de tus favoritas? ¡Déjanos un comentario!

Imagen de Portada: Instagram/juanmi1970

Déjanos tu comentario

Please enter your comment!
Dinos tu nombre :)